Quién filma. Para qué. Un vecino porteño. Para denunciar una inmoralidad. La de una pareja de seres sin verguenza. Los vecinos vigilantes surgen de una convocatoria macrista a la delación, en principio, de autos mal estacionados. Un llamado a la organizacion vecinal contra las falencias culturales estrcturales argentas (somos asi, no aprendemos mas: papelon internacional) Para saber que en todo estas vos. Y que gobernar es una cosa de todos. Y el afan vigilante prendió. Sublimó el deseo de matar. Yo filmo, ensuciate vos. En articulacion y expiación negro-fóbica con los medios de comunicacion. Aquí Clarin con la deferencia de tapar la cara de la nena, luego de haber agitado para que encanen a su madre. Quien se hara cargo de la nena? Rodriguez Larreta? Que encontro en esta escena musica para sus ojos, una peqeña ayudita de sus amigos/ engendros: los vecinos vigilantes? A estos nadie los manda. Se entienden sanos y viven intensamente la moralidad justiciera de sus actos. Hacen un acto de bien contra el mal (los negros cabeza) Y haciendolo, los vecinos vigilantes colaboran mas o menos explicitamente con un gobierno que hace de la meritocracia su ethos (si haces las cosas bien, haces el bien) y argucia para difuminar su imposibilidades tambien fundantes. Achico el estado, total (en todo) estas vos para suplir necesidades. Excluyo, total siempre habra un inadaptado (de siempre) al cual no solo culpar por mis ineficacias, sino que ya (en todo estas) vos (que) lo haces por mi, y me lo servís en bandeja. Estereotipo y condeno y ahi vos, moralista de salon, cristiano universal, con tus respectivos y expandidos aplaudidores, que dirás que la negrada no tiene remedio, y como los medicamentos se fueron al carajo, que se caguen, que exploten con granadas encintadas estos mal paridos.

Sebastian Russo

Para Negro sobre Blanco
Observatorio Crítico de Visualidades Neoliberales
VerPoder