Esta interrupción propone el ejercicio de buscar en los pliegues de las palabras, en el doblez de las imágenes.

¿Qué pasaría si, para mirar hacia adentro de nosotrxs mismxs, sólo hiciera falta abrir los ojos?

Por Melisa Altschuler